Françoise Cosson – “No siento odio… éramos jóvenes.”

29 de septiembre de 2019, París
     
«No siento odio…, éramos jóvenes», expresado por varios deportados judíos, mujeres y hombres, encerrados por los nazis en el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau (Birkenau, donde 6 millones de judíos fueron quemados, gaseados, exterminados). Escuchar eso me sorprendió y me preguntó. «No siento»: esta negación se refiere a una afirmación, teóricamente. En estos  deportados (jóvenes al entrar en los campos) no he visto una negación de la realidad,»Verleugnung» o “renegación”, que para Freud es la negativa a reconocer la realidad de una percepción traumática. No son psicóticos. Estos deportados vivieron y vieron lo impensable. Sobrevivieron a la hambruna, al frío, a los abusos, a la tortura, a los interminables llamamientos, a los trabajo agotadores, las epidemias, las selecciones para ser gaseados, etc. Entre estos deportados no hay “repudio” «Verwerfung». No son ni delirantes ni alucinados. Afirman su judaísmo sin prácticas religiosas excepto, a veces, las grandes fiestas.
Presentan una estructura neurótica «clásica». ¿Estarían en el registro del proceso de negación, “forclusion”,»Verneinung»?, proceso que permite al Sujeto formular sentimientos y pensamientos reprimidos y defenderse negando que sean suyos?
¿O es el síndrome de Estocolmo donde la víctima se identifica con su agresor, su verdugo, se apropia de su ideología, sus comportamientos? Este mecanismo se ha observado en algunos deportados que se identifican con los SS nazis con la esperanza vana de escapar del exterminio.   
No vi entre estos deportados una disminución de los afectos o trastornos de la memoria. Pero una de las especificidades del nazismo, en mi experiencia clínica de escuchar a muchos deportados de los campos de exterminio y concentración nazis, es seguir siendo operativa, devastadora entre los deportados y su constelación familiar, incluso 75 años después de la liberación de los campos de concentración.
La asociación del «yo siento odio” a «éramos jóvenes”, la enunciación del Sujeto seguida de la primera persona plural me pareció primario. El número tatuado en el antebrazo izquierdo de los deportados indicaba que el judío – ser humano- este Sujeto ya no existía; no era más que un número que explotar literalmente hasta los huesos, que exterminar.
Incluso después de su liberación, y todavía es una especificidad del nazismo, los deportados nunca se fueron de Birkenau-Auschwitz mientras lograban integrarse a la sociedad, fundar una familia, a menudo con dolor.
Estos deportados han encontrado un objetivo al tratar de transmitir con su Palabra-testimonio esa realidad inconcebible y que no se puede decir.
Enlazan lo que es típicamente judío, lo individual y lo colectivo, el hecho de “seguir adelante”, sin venganza, con justicia y mucho humor. 
Desde su llegada a Auschwitz, y durante su deportación, se sucederán asombro, incredulidad, indiferencia ante los horrores vistos y experimentados, aniquilación, pero la fraternidad y la suerte, asociadas al instinto de supervivencia para poder decir «más tarde», les permitirán sobrevivir. Sobrevivir para dar testimonio de lo impensable que se ha convertido en un Real.
Es con mucha humildad y mucha cautela que, para estos sobrevivientes, aún deportados, avanzaré la posibilidad de «neurótico de escisión».

Referimos a la sabiduría del Rey Salomón quién escribió:
”Hay un tiempo para amar y un tiempo para odiar, un tiempo para rasgar y un tiempo para coser, un tiempo para matar y un tiempo para curar, un tiempo para la guerra y un tiempo para la PAZ.” (El Eclesiastés)

SHARE IT:

Related Posts

Leave a Reply

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>