A- A A+

 

15 de octubre de 2011


Voy a intentar introducir un tema muy vasto, el de la interpretación en el campo del psicoanálisis, tema muy interesante para nuestra práctica.

 

Hay varias posibilidades de enfoque del mismo, la primera es la del equívoco entre interpretar e intérprete; es decir que en cierta manera el analista es un interprete y vamos a ver cuales son las reflexiones o las contradicciones de este equívoco entre interpretar e intérprete, aunque interpretar también tiene el sentido de cambio de lengua, de interpretar en otra lengua.

 

Podemos preguntarnos si hay una lengua del inconsciente, lo cual me parece una cosa un poco loca ya que no se puede plantear así, como otra lengua sino como otra escena, lo cual es muy distinto. Me parece interesante retomar las definiciones del diccionario francés porque nos plantea preguntas sobre esta temática y los varios sentidos habituales de "interpretación".

 

28 enero 2012

 

El tema que vamos a tratar es apasionante y al tiempo nos trae complicaciones. Para dar sentido a la práctica del psicoanálisis, tal como nos lo ha mostrado Lacan, es que como psicoanalistas tenemos que poder confrontarnos con lo real, que no es sólo algo imperceptible ni lejano, sino que nos lo encontramos aquí y ahora, por ejemplo en lo real de la lengua y la dificultad de la traducción1. De hecho el trabajo de interpretación del analista tiene algo que ver con la traducción.

 

Propuse un título hace unos meses que he cambiado un poco aludiendo a la poesía. El título era: "L'envers de l'interprétation «  (El reverso de la interpretación) Ahora vais a ver lo real de la lengua:

 

- "Envers": revés, reverso y cambio de palabras.

- "En vert": en verde.

- "En vers": en verso, el del poeta.

11 de febrero 2012


 

El año pasado, en nuestro Seminario sobre la transferencia, con los colegas de la asociación en París, hicimos la hipótesis de que si bien el paciente psicótico no está en la represión (lo cual no es nuevo), es su analista, en la transferencia y como consecuencia en la interpretación, quien produce en si mismo la represión. Lo cual implica una nueva suposición. Varias veces hemos visto en la clínica (lo plantean sobre todo Françoise Fabre y Carol Watters) que es porque hubo una represión del lado del analista, un olvido de un significante importante que tiene que ver con el analizante, por lo que el analista puede hacer la interpretación. Es decir, a partir de su propia represión de algo del paciente, el analista puede hacer la interpretación, obviamente en transferencia.

Seminario 24 marzo de 2012, Madrid

 

 

Para este trabajo he partido de eso tan particular que es el lugar del analista: el de sostener el cuestionamiento, la abertura, el enigma del sujeto que viene a su encuentro, el enigma de su deseo. El analista no es asignable a ningún otro lugar más que al de la cuestión del deseo, pero ¿como descifrar el enigma del deseo? Tal es el problema que abre el campo de la interpretación.

 

Interpretación producida por el deseo de analista, aquella que desanuda los embrollos del sujeto dentro de lo simbólico, lo imaginario y lo real. Pero ¿como funciona?

14 de abril de 2012


Empecé este trabajo pensando en el "après-coup", pero poco a poco me fui interesando por el tiempo de la interpretación en el marco de una cura, de ahí el título.

Para empezar, os leo una cita de Lacan del Seminario « El deseo y su interpretación », a propósito de la interpretación del deseo, dice : « Arriesgamos siempre dar alguna forma precipitada, una respuesta prematura, un evitación de eso de lo que se trata, ofrecido al sujeto, a saber, el callejón sin salida en el que lo coloca esta estructura fundamental que hace del objeto de todo deseo, el soporte de una metonimia esencial, y algo donde el objeto del deseo humano como tal se presenta bajo una forma evanescente...." Esta precipitación en la respuesta, yo la escucho como una anticipación del analista con respecto a los enunciados y no a las enunciaciones del analizante, que por ello pondrá al sujeto frente a un callejón sin salida. Y yo creo que es una dificultad que conoce todo analista, en particular cuando empieza. Pero, si se tarda demasiado en la interpretación, ¿no se arriesga también dejar al sujeto atascado en la alienación de su verdad? Lacan en un texto sobre el tiempo lógico, evoca el retraso que genera el error. Freud también habla de esto cuando dice que el león solo ruge una vez. No hay que perder el momento oportuno. Así pues, la interpretación excluye la precipitación y veremos que el retraso o el no actuar (término de Lacan) puede anular los efectos de la interpretación. Así que, entramos de lleno en la problemática del tiempo dentro de la cura que es el tiempo del acto del analista.

Madrid, 16 de junio de 2012


Quisiera terminar este ciclo de conferencias con algo que concierne al sueño y a su interpretación, lo que viene a ser lo mismo, el sueño ya es una interpretación, su manera de construirse es interpretación. Se plantea aquí la cuestión de como se interpreta una interpretación.

Veremos poco a poco como se construye un sueño, lo que nos permitirá aclarar la cuestión de como se interpreta la interpretación de la construcción de un sueño.

Empezamos con esta frase rara :

 

« Jean François Champollion, conservateur du département d'égyptologie au musée du Louvre »

« À la lueur fauve d'un gros lampion dépoli, et gouvernant mon émoi, je décrypte des cartouches » 1

 

"J.F. Champollion, conservador del departamento de egiptología del museo del Louvre".

"Al resplandor amarillento de un grueso farolillo esmerilado, y gobernando mi turbación, descifro cartuchos".

Tema del año 2011-2012

La interpretación su acto y sus efectos

El término interpretación nació con la primera edición de la obra más importante de Freud, la que hizo entrar al Psicoanálisis en la cultura: "La interpretación de los sueños". La interpretación es el momento de un análisis en el que aparece en primer plano la posibilidad de que algo cambie, y que se muestra también en toda su amplitud lo que, del "malestar en la cultura", puede modificar el psicoanálisis.