A- A A+

Análisis Freudiano da al procedimiento del Pase que figura en sus estatutos un lugar esencial, articulado bajo la forma de un trípode con los Dispositivos sobre la práctica y el Protocolo institucional de nominación.

Creado por Lacan, este significante "Pase", indica una hipótesis y un dispositivo. La hipótesis es que habría un momento localizable durante el cual se efectuaría el pasaje de la posición de analizante a la de analista. Para explorar este momento, Lacan propuso a los candidatos un dispositivo.

Lo que se supone que en él explora quizá no esté presente en todo análisis, incluso en aquellos que se supondría didácticos. Si el dispositivo del Pase no tiene ninguna razón de ser inmutable en sus modalidades, una de ellas es sin embargo esencial: es el encuentro del pasante con dos pasadores, encuentro cuyo interés, en el momento en que el pasante plantea el acto de proponerse como candidato, es el de desplazar, en un nuevo espacio transferencial, la experiencia de palabra que fue vivida en el propio análisis.

Análisis Freudiano ha aportado al dispositivo del Pase, aparte de su articulación a otros dispositivos para la formación permanente del analista, una modificación: el Pase no da lugar a ninguna nominación, siendo ésta desplazada hacia el Protocolo institucional.

El secretario del Pase tiene puesta al día la lista de pasadores y recibe a los candidatos al Pase.

El pase extra-institucional que es el Pase en red, funciona gracias al acuerdo entre las asociaciones que lo sostienen y forman parte activa en su elaboración :

Acte psychanalytique, Análisis Freudiano y Dimensions de la Psychanalyse.

Estas tres asociaciones, y otras personas en torno a ellas, proponen al resto de asociaciones captadas en el discurso psicoanalítico, así como a aquéllos que desde su lugar individual estén interesados en ello, un Pase en común, en el espíritu de la propuesta de Lacan.

Para aprovechar todas las posibilidades del Pase, es mejor dejarlo hablar por sí mismo. En esta idea, interesa preservarlo, tal como se hace con la cura, mediante una institucionalización que podría volverse contra ella, haciendo de ello una apuesta asociativa.

La red que forman ya estas tres asociaciones podrá ampliarse; puede concernir tanto a otras asociaciones dispuestas a participar en ella, o bien a cualquier psicoanalista dispuesto a designar a un pasador, o bien y con mayor razón, a cualquier analizante que desee presentarse al Pase.

Desde luego el dispositivo hay que re-trabajarlo en cada etapa, lo que podrá ser hecho con cada nueva asociación, según un modo a definir en la idea del dispositivo, no pudiendo ser abordada una transformación de las reglas de funcionamiento sino tras un tiempo de elaboración a partir de la experiencia.